<< Hidratación = más rendimiento >>

Las necesidades hidratación en nuestras salidas está muy sujeto a la temperatura y la humedad del ambiente. Por eso con el calor más bebida consumimos y con el frío a la inversa. Cuantas veces nos hemos encontrado en nuestras salidas invernales que tras una 1 hora pedaleando ni tan sólo hemos tocado el bidón.

Evidentemente mantenernos hidratados durante nuestras salidas es esencial pues no sólo saciamos nuestra sed sino que principalmente la hidratación nos ayuda a mantener el rendimiento sobre la bicicleta.

¿Por qué una hidratación incorrecta afecta a nuestro rendimiento?

• Una pérdida del 1% de agua de nuestro cuerpo produce sed, pero a partir de un 3% se traduce en una caída de nuestro rendimiento de forma directa.

• A partir de ese 3% de pérdida se incrementa el riesgo de sufrir calambres y contracturas musculares.

• La pérdida de agua espesa la sangre y provoca un incremento de pulsaciones, por tanto somos menos eficaces.

• El agua ayuda a asimilar los carbohidratos. Sin agua menos energía.

¿Qué debemos hacer para hidratarnos correctamente?

• Sal siempre hidratado. Una hora antes de la salida bebe entre 300-500 ml de líquido

• Comienza a beber 20’ después de haber iniciado la salida

• Mantén una frecuencia constante en la ingestión de líquidos durante la salida. Cada 15’ debes beber

• En salidas de más de 1 hora es recomendable enriquecer el agua con sales y carbohidratos

• Las bebidas isotónicas son recomendables pues contienen proporciones equilibradas de carbohidratos ( dextrosa, sacarosa)

• Si tomas barritas y geles, compleméntalos con agua y no con bebidas isotónicas, pues su combinación favorece la deshidratación.

 

Esperamos que os sea de ayuda.